TERAPIA OCUPACIONAL

Home | Terapia ocupacional

Terapia ocupacional

 

  • Evaluación y entrenamiento en habilidades de la vida diaria (AVDB y AVDI).
  • Evaluación y tratamiento de desempeño y planificación motora.
  • Evaluación de perfil sensorial.
  • Tratamiento con abordaje de integración sensorial.
  • Evaluación y tratamiento de motricidad fina.
  • Implementación y entrenamiento en el uso de adaptaciones.
  • Tratamiento de las dificultades de la alimentación en discapacidad mental (sensorialidad oral).
  • Orientación a padres.
EDIT5_2

Integración sensorial

 

 La Integración Sensorial es el Proceso neurológico que se encarga de organizar las sensaciones que uno recibe de sí mismo y de su entorno, haciendo posible utilizar el cuerpo de manera eficaz en su contexto. La Teoría de Integración Sensorial de A. Jean Ayres, defiende que, los diferentes comportamientos que se observan en el ser humano, están directamente relacionados con el funcionamiento de cada sistema sensorial y con la integración organizada de toda la información que llega del ambiente y de nuestro propio organismo.

La tarea del terapeuta ocupacional será guiar y facilitar la entrada de estas experiencias sensoriales con el fin de hacer que el niño mejore en su participación y en su capacidad de desempeño.

La intervención en integración sensorial con niños pequeños versa sobre tres aspectos fundamentales:

  • Educación familiar: Ayudar a la familia a entender cómo el perfil sensorial del niño contribuye a los problemas que han identificado constituye el primer paso hacia la solución.
  • Modificación del ambiente. Para lograr una mayor sintonía entre las particularidades sensoriales del niño y las demandas y características ambientales, suele ser necesario hacer modificaciones en el entorno.
  • Intervención directa. Las características más destacables de la intervención directa en integración sensorial incluyen la provisión de un ambiente rico en experiencias sensoriales, en el cual el niño es un activo participante. No se trata de exponer al niño a experiencias sensoriales artificiales, sino a aquellas que favorecen la producción de componentes naturales de la actividad. El terapista sigue la motivación intrínseca del niño mientras favorece la experiencia, de modo que se produzca por parte del niño, la exploración de la situación y la resolución del problema que se plantea.